Enseñanza de la buena

Después de ver alguno de los vídeos de las clases de física de Walter Lewin en el MIT se me ha caído el alma a los pies pensando en cómo está la enseñanza universitaria en España. Si ya mi confianza en que el sistema y sus profesores se pudiese salvar de caer en las llamas del infierno era bien poca, ahora ya no necesito más confirmación para saber que incluso ése sería poco castigo para la mala raza de esperpénticos mamelucos pintamonas a la que estamos confiando la educación y enseñanza de los jóvenes. Por mucho que me toque las narices decirlo, a veces hasta dan ganas de hacerse americano. Al menos no habría tenido que aprender por mi cuentas todas las cosas útiles que sé (informáticamente hablando).

¡Que pena que no haya ya Santo Oficio, para mandarlos a (casi) todos a la hoguera!

Advertisements

2 thoughts on “Enseñanza de la buena

  1. Ais, que razón tienes… Ultimamente (puede que no tan ultimamente) también ando ralladísima con el tema y me pregunto constantemente hasta que punto ha valido y vale la pena el esfuerzo, la constancia, la paciencia, el afán de superación y el no haberme rendido en momentos muy difíciles para mi en lo personal, para continuar en un sistema de enseñanza que deja tanto que desear… Me alegro de no haberme rendido ante las numerosas dificultades que entorpecían tal meta, porque en cualquier caso sé que me han servido para evolucionar positivamente como persona y «sólo» eso vale más que un «pedrusco» de los que me gustan a mi jajaja, pero aún así… te planteas ciertas dudas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s