Por la gracia de Dios

No todos los días se tiene la ocasión de asistir a un concierto de una banda mítica y semidesconocida el mismo tiempo como son los Hellacopters, que tocaron ayer en la mierda palacio de congresos Expocoruña. Con lo de «semidesconocidos» me refiero a que no son la típica ñoñada postmenstrual que escucha la población española como dosis diaria de atontamiento borreguil, ya que por supuesto los cópteros son bien conocidos fuera de los ambientes gafapasteriles en los que se mueven personajes carpetovetónicos como G. Sanz, sin ir más lejos.

A pesar de la deficiente acústica de las instalaciones, como ya indiqué en ocasiones anteriores y de la mierda lobotomizada panda de técnicos de sonido que intentaron malograr lo que pudo haber sido un concierto inolvidable, los suecos dieron una acertada demostración de saber lo que el público quiere (no como otros puretas engreídos), revisando temas de sus siete álbumes de estudio y alguna que otro ensayo chistoso como una versión hiperacelerada y con punteos imposibles del archiconocido «We will rock you» de Queen que no se parecía en nada a la original. Salvo en la letra. Los momentos álgidos («Everything os on TV», «Toys and flavours», «No song unheard») se intercalaron con temas menos conocidos (que no por ello peores), acabando en un apoteósico final con nada menos que cinco bises entre los que estuvieron (¡cómo no!) «Carry me home» y «By the grace of God», que ya se estaban haciendo de rogar.

Con todo, y a pesar de unos técnicos de sonido probablemente compinchados con Luis Cobos intentando recuperar a sus oyentes haciendo que otras bandas atronen al público por mediación de los encargados de sonorización, un concierto inolvidable aderezado con corrección Noruega por Bloodlights, que hicieron de teloneros con idéntica suerte en cuanto a calidad de sonido. Lo que sí es una pena es que los suecos se divorcien, con lo que no tendremos ocasión (al menos a corto plazo) de verlos en directo con mejores técnicos de sonido. Un centenar de monos aporreando los controles lo habrían hecho mejor. Palabra.

Advertisements

3 thoughts on “Por la gracia de Dios

  1. Hmmm ¿a qué te refieres con lo de los técnicos de sonido? ¿A que la mezcla era de mala calidad acústica? ¿fallos sonoros en el equipo?

    Respecto a la mezcla sonora, también has de tener muy en cuenta dónde te encontrabas ubicado, ya sabes. El mejor sitio para escuchar un concierto, es justo delante de la mesa de mezcla 😉

  2. Mezcla de mala calidad, sin duda de ningún tipo. Estábamos justito al lado de la mesa, al ladito de los técnicos, que tenían la típica pinta del Vago Español 2.0… Vamos, nada que deba sorprenderte 😉

  3. Pingback: Si el ruído hablase… « Hario no kai (はりおの階)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s