Si el ruído hablase…

Tuve ya en ocasiones anteriores la estomagante experiencia de asistir a un par de conciertos en el recinto de Expocoruña, con lo que no repetiré mis acertados comentarios sobre sus graves deficiencias acústicas una vez más. Este nuevo episodio, que bien podría titularse «Tratado sobre el maltrato a los conductos auditivos», tenía como protagonista al descompositor francés Yann Tiersen. A la mala calidad del sonido (que no es culpa del artista, sino de la acústica del lugar) se unió el ¿mal? gusto del artista por los sonidos estridentes, ruidosos y parcialmente desagradables al oído humano. Y es que el evento se caracterizó por la asistencia de los siguientes tipos de fauna:

  1. Conocedores despistados de la banda sonora de Le Fabuleux Destin D’Amélie Poulain y algún otro también consciente de que Tiersen es el artífice de la banda sonora de Good Bye Lenin!. Este sin duda era mi grupo.
  2. Novios aburridos de chicuelas pertenecientes al grupo anteriormente citado.
  3. Protogeeks gafapasta que nunca irían a un concierto de KMFDM, porque aún siendo realmente alternativos no podrían soportar el tener sueños lúbricos con Lucía y probablemente acabrían convirtiéndose en emos después de un intento fallido de cortarse las venas de forma transversal.
  4. Punkis perroflauta despistados que les importa un comino quien toque, siempre y cuando su colga «el panas» asista y puedan pasarse lo que dure el concierto en una nebulosa de polen.

Mientras que los integrantes de los dos últimos grupos sin duda volvieron a casa contentos unos, y contentos los otros, los demás aguantamos el tedio con mayor o menor éxito, mientras Tiersen y su banda se dedicaban a hacernos creer que las canciones que esperábamos serían tocadas más adelante. Mes y medio después, sigo esperando por Le valse D’Amélie… Pero parece que algunos artistas se empecinan en renegar de aquéllo que les ha dado la fama, con lo que además de conviertirse en ídolos del gafapastismo, consiguen echar para atrás a los que vamos a los conciertos de los artistas que no nos son muy conocidos con ganas de escuchar «lo de siempre y alguna cosa más, a ver qué tal». Si quiere hacerse el Dylan, primero que demuestre su valía con una extensa discografía y una impecable técnica a los instrumentos (o en caso de que la tenga, haga gala de ella).

Resumiendo: un concierto prescindible, que se salva de la quema de brujas por el hecho de haber ido bien acompañado y no ser muy cara la entrada.

Advertisements

5 thoughts on “Si el ruído hablase…

  1. El problema es si esos dos discos de bandas sonoras son representativos de su discografía (ojo, que no lo sé). Si ese es su estilo, de acuerdo con tu razonamiento, pero si no, también es una faena para el paisano quedarse «encasillado» en algo que no es lo que él hace, por mucho que sea lo que más éxito le dió.

    Y de los conciertos raros tampoco disculpo a Dylan o a cualquier otra super estrella, que esos, mal que les pese, ya están encasillados. A mi modo de ver mucha gente de la va a un concierto de Dylan (o Springsteen, o Rolling Stones, o U2, o …) no son (somos) «fans hardcore», o sea, sólo vamos a ver a unos tipos famosos con unos éxitos que nos gustan. Si yo voy a ver a U2 quiero escuchar «Sunday Bloody Sunday», «Discotheque» o «Elevation», si de pronto tocan todo canciones del último disco -por cierto, horrendo- y un éxito en los bises me sentiría timado, lo mismo que si voy a ver a Dylan y me encuentro con un concierto de caras B de su época de antes de usar guitarra eléctrica.

    • En efecto, mi buen compañero de reflexiones, tampoco tengo claro hasta qué punto esos aĺbumes son representativos… Desde luego es comprensible que no se centre sólo en dos de sus nueve discos de estudio (tres de ellos bandas sonoras), lo que ya no me hace tanta gracia es la estridencia con la que nos ¿agasajaron? él y sus músicos. Cierto que no ayuda la acústica del lugar; pero me habría resultado molesto incluso con mejor calidad de sonido…

      En todo caso, es sólo mi opinión 😉

  2. Oye, que al parecer “cortarse las venas de forma transversal” es todo un deporte a lo largo y ancho de este desgastado planetoide lleno de androides y ginoides de putrefacta carne!

    Por lo demás, coincido con Arrozconteciano en la calsificación de los asistentes…

    RAmén!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s