Las portadas sórdidas de los Scorpions

Se suele decir que las viejas glorias nunca mueren, aunque yo cambiaría esa frase por «las viejas glorias nunca mueren: se retiran». En algún momento, toda persona humana llega a una edad en la que lo que más desea es vivir en una casita de campo, cultivar un huerto por las mañanas, y tomar el sol en el porche por las tardes… Como parece que harán Scorpions una vez finalicen la gira correspondiente a su disco de despedida. Disco, por cierto, recién salidito del horno del que pudimos escuchar un poco en el último programa de Discovery, dedicado precisamente a esta mítica banda alemana.

Este pasado miércoles durante el programa comentaba yo lo polémico de las portadas de sus discos, así que he decidido hacer un hueco en mi apretada agenda para hacer un recorrido por ellas.

Discos de Estudio

Empezamos el recorrido por el cristal estallado intentando adecentar la imagen desnuda de una chica preadolescente en la portada de Virgin Killer. Se sabe con seguridad que la portada fue diseñada por Stefan Bohle, jefe de producto de RCA Records por aquel entonces; la leyenda, parcialmente confirmada por el bajista Francis Buchholz, cuenta que la «modelo» para la portada era una «hija o sobrina del tipo que diseñó la portada».

No es cristal roto, es un intento de decencia

Para el siguiente álbum, Taken By Force (1978), aunque se eligió un tema menos sexual, también hubo dosis de polémica: la portada muestra a unos niños jugando con pistolas en un cementerio militar francés. Curiosamente, a mucha gente le pareció al menos tan ofensivo como Virgin Killer.

Siendo un poco menos turbadora, tampoco se queda atrás la portada de Lovedrive, considerado por muchos el álbum en que la banda alcanza su culmen, y no sólo musicalmente, sino también desde el punto de vista de las portadas: la revista Playboy la eligió como «Mejor portada de disco de 1979». A mi por alǵun motivo me recuerda a la portada española del Sticky Fingers de los Rolling Stones, y la cosa tiene su punto gracioso. Por cierto que esta portada no es una fotografía, sino un dibujo:

Estos dos podrían «bailar pegados»

Sin bajar el nivel de perversión, aunque sí menos explícita, llegaría en Animal Magnetism en 1980, con una chica en rodillas y un doberman mirando para un hombre que está de pie delante de ellos con una cerveza en la mano. Sé que todos pensaréis mal con la siguiente imagen; pero ¿a que nadie entiendo lo del doberman? La cerveza aún; pero ¿un doberman? ¿Querrán decir que la mujercilla que aparece en la portada «es muy perra»? Pues casi prefiero no saberlo, os dejo que juzguéis:

«¿Qué miras, nena?»

Love at first sting, el que probablemente es mi álbum preferido ya que incluye tres temas de gran calibre (Rock You Like A Hurricane, Big City Nights y la épica balada Still Loving You) también resultó tener una portada que los más puritanos no tardaron en criticar, con lo que en casi todo Estados Unidos, a petición de la cadena Wal-Mart, las copias que se distribuyeron simplemente tenían en la portada una foto de los miembros de la banda que originariamente se encontraba en el interior del álbum. Sinceramente, aunque se ve algo de carne, no parece que sea algo tan descocado ver un pecho y una cacha de lado… al menos para los estándares actuales. Atención, en esta portada, a la mano derecha de él, que le está tatuando un escorpión a la chica en la pierna:

Cuidado con la mano derecha, pincha

Ya entrados en los noventa, como respuesta a Face the Heat, que tuvo muy poca acogida, Scorpions sacaron en 1996 el álbum Pure Instinct, que también se granjeó su pellizco de polémica, al mostrar a varias personas desnudas dentro de una jaula, con animales observándolos desde fuera como si fuese un zoológico. Una vez más, la portada fue cambiada por otra mucho más descafeinada con tan sólo una fotografía del grupo para los países más puritanos (léase: Estados Unidos). Tampoco es para tanto:

El mundo al revés

Bonus round: Recopilatorios

También estos alemanes ya talluditos han «colado» alguna que otra portada interesante en sus recopilatorios. Sin ir más lejos en el Best of Scorpions de 1978 tenemos ya un buen ejemplo, con un escorpión subiendo por una pierna (presumiblemente femenina):

Cuidado con el pinchacito...

Curiosamente, hubo varias versiones de la portada de este Best of, siendo de nuevo la estadounidense la más floja… pero algunas incluso más sórdidas que la del escorpión. Mi favorita es la portada de la edición japonesa del álbum, en la que vemos un yo-yo con un escorpión grabado en su superficie que se ha quedado atascado en… bueno, completad la frase vosotros mismos:

Apuesto a que alguno querría ser yo-yo

Advertisements

6 thoughts on “Las portadas sórdidas de los Scorpions

  1. Para mí la portada del Animal Magnetism refleja sumisión, tanto por parte de la chica como por parte del perro, hacia el «machote de la cerveza». Ambos atraídos por sus más básicos instintos animales hacia él, el macho alfa xD. Hasta se diría que el tío va a sacar una golosina del bolsillo trasero de su pantalón para premiarlos por hacer bien la orden de «sit» ¬¬. Es como comparar los instintos de la chica y su conducta sumisa con los del doberman… ¿Porqué esa raza? Pues puedo hacer elucubraciones varias sobre que, si un perro tan fuerte como un doberman es sumiso al «machote de la cerveza», es que éste tiene que ser un «ultra-super-mega-machote». A saber…

    La verdad es que no me gusta esta portada y sabes que adoro a Scorpions.

    La de la portada de la treceañera (o menos) tiene tela también, no por la foto en sí sino más bien por la conjunción del nombre del disco y la foto.

    Del resto de portadas, creo que ninguna es tan impúdica como se quiso hacer ver.

    • Es cierto que alguna portada puede ser poco políticamente correcta; pero precisamente lo que se busca es eso: provocar una reacción, que uno se pregunte cosas cómo «¿qué tendran estos que decir como para poner esa portada?» o bien «¿será realmente para llamar la atención o habrá algo detrás?»…

      Concretamente en el caso de Animal Magnetism lo que es perturbador es el significado implícito, como tu bien comentas. Sin embargo, aún siendo polémica, ha sido quizás la menos problemática. Desgraciadamente las sociedades teóricamente más «puritanas» se fijan en la mayor parte de ocasiones en lo superficial, siendo el principal criterio la cantidad de carne directamente a la vista, sin pararse a pensar en el significado de las cosas.

      Al igual que pasaba con la censura durante el franquismo, las sutilezas, la fina ironía y los significados implícitos se pasan por alto: no les da la cabeza para más.

      😉

  2. Corrijo mi comentario anterior al fijarme mejor. El doberman no tiene las orejas tan gachas, sino que no las tiene amputadas. Cosa que me parece de p.m. A ver si la legislación se extiende aquí a todas la comunidades autónomas de una vez, y dejan de amputarles miembros a los animales alegando que no sienten dolor cuando tienen dos días y “es sólo cartílago”, por motivos de que a su dueño le parece así “más bello y proporcionado”.

    Mi enhorabuena a los veterinarios que se niegan a hacer estas cosas.

    Ale, ya no doy más la lata por hoy xD.

    P.D.: El autor de este weblog está autorizado para borrar mis comentarios con divagaciones varias.

    • Pues no pienso borrar comentarios, ni mucho menos. Lo que es más: es un placer contar con vuecencia comentando de nuevo por aquí.

      Como nota al margen, estoy de acuerdo contigo en que cortar cosas a los animales por «vicio» no es cosa buena 😉

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s