.fi: Primeras Impresiones

Después de levantar temprano a un buen amigo que me llevó hasta el aeropuerto aeródromo de Coruña, y hacer otro divertido desde la capital rodeado principalmente de turistas japoneses —huelga decir que me sorprendí a mi mismo entendiéndoles frases sueltas mientras hablaban entre ellos—, aterricé el pasado miércoles 13 en Helsinki, capital del metal (nota: no precisamente por tener una sucursal de Bazán).

Nada más dejar las cosas en el apartamento, lo primeiro fue armarse con una tarjeta del transporte público, el Helsingin Seudun Liikenne (HSL para los amigos, como el esquema de color), y una tarjeta para el móvil. Al contrario de lo que pasa ahora en España, y tal como era allá hasta hace unos años, en Finlandia no es necesario dar los datos personales para tener una tarjeta SIM de prepago. Lo que es más: se puede tener tarifa de datos 3G en una tarjeta de prepago, y por si fuese poco tarifa plana sin límite de transferencia. En cualquiera de los los incontables R-Kioski que hay por doquier se pueden comprar ambas tarjetas, la de transporte y la de teléfono. En mi caso me cogí una «Saunalahti» para el móvil, que se activa en el momento, y se puede tener datos a 1Mbps por 19€ al mes, o 4Mbps por 29€. No es caro, en mi opinión muy conveniente para llamar a casa y a los amigos mediante algún servicio de voz IP. En resumen: a las pocas horas de llegar estaba conectado al «internete», y con buena velocidad 😉

Para la cena del primer día, fuimos a un sitio al parecer mítico: el restaurante húngaro Meritähti. Además de mítico, me parece épicoque se pueda consultar el menú de toda la semana en su web. Brütal teniendo en cuenta que se come muy bien, queda a un tiro piedra y no es especialmente caro… Hablando de precios, todo parece caro en este país. Y es que lo es, especialmente si uno come fuera de casa a menudo. Aunque de todas formas, incluso yendo al supermercado se gasta más que en España para hacer la compra. De momento solo he pasado por uno de la cadena Alepa, así que habrá que ir probando otros.

En lo que sí estoy gastando menos es en transporte. Como toda ciudad con un mínimo de decencia, el transporte público es muy efectivo y dispone de dos modalidades de pago: por viaje, o por tiempo. El primero es bastante evidente, y en cuanto a la modalidad «por tiempo» funciona como los habituales bonos por períodos de tiempo en los que se pueden hacer todos los viajes que se quieran, siendo la diferencia que elegimos nosotros el período temporal en lugar de haber unas duraciones preestablecidas. Dato curioso: además de bus, metro y tranvía también se puede coger el ferry hasta algunas de las islas que están en la bahía de la ciudad, como por ejemplo Suomenlinna, sin cargo adicional.

Bolsón Cerrado, Soumenlinna, Finlandia

El fin de semana pasado, en amor y compañía con unos amigos, además de ir a dar un paseo por Suomenlinna el domingo y comer en el Zetor, restaurante típico ambientado como si fuese una granja (¡incluso con tractores!), nos acercamos en ferry hasta Tallinn, Estonia. Pero como la escapada merece un post propio, hasta aquí mis primeras notas sobre la experiencia de pasar una temporada en Helsinki, acompañadas de una nota final: por lo de pronto lo único que echo un poco de menos es a las personas que estáis lejos 😉

Advertisements

One thought on “.fi: Primeras Impresiones

  1. Pingback: Review: Iron Sky, aka «¡nazis de la luna, choooorrrbo!» | Hario no kai (はりおの階)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s