Review: Iron Sky, aka «¡nazis de la luna, choooorrrbo!»

Actualizado 17-04-2012: Añadido comentario sobre la banda sonora, una aclaración sobre la financiación y arregladas un par de erratas.

Una de las cosas buenas que tiene estar viviendo en Finlandia es que los estrenos llegan antes al cine porque no es necesario hacer doblajes. Especialmente si se trata de una coproducción Finlandesa-Germano-Austríaca como es el caso que nos ocupa: la comedia Iron Sky. Que además forma parte de una nueva oleada de producciones como El Cosmonauta, A Swarm of Angels o Artemis Eternal, que se están financiando mediante crowdsourcing y cuentan con una activa comunidad en línea que contribuye no sólo a su financiación; sino también mediante participación en decisiones que afectan al resultado final. A diferencia de otras producciones de este tipo, una parte importante del presupuesto es mediante financiación tradicional, habiéndose utilizado el dinero invertido por la comunidad para iniciar la aventura: preproducción y el principio del rodaje; una vez se tuvo algo atractivo, entidades estatales y privadas se subieron al barco (list completa). Esto último explica por qué la película no ha sido liberada con licencia Creative Commons, como si se hará con El Cosmonauta.

La idea básica sobre la que se orquesta Iron Sky es sencilla: en 1945 el III Reich habría culminado con éxito un proyecto secreto para establecer una base en la cara oculta de la luna, donde se habrían refugiado poco antes del fin de la II Guerra Mundial. Ocultos durante décadas en la cara oculta de la luna, son casualmente descubiertos en 2018, cuando  Estados Unidos envía de nuevo una nave a la luna, con motivo de promocionar la campaña para la reelección de la presidenta (que sospechosamente se parece a Sarah Palin). ¿Cuál la misión de los nazis? Por supuesto: una vez han conseguido el desarrollo armamentístico necesario, volver a la Tierra para instaurar el IV Reich a nivel mundial.

Antes de meterme en harina con mi comentario sobre la película, os pongo el tráiler:

Seguro que ya estáis con ganas de ver la película, ¿verdad? Pues mucho me temo que mis compatriotas españoles van a tener que esperar para poder verla: precisamente porque para el público hispanohablante es necesario doblar la película para evitar que sea un bluff, ya que somos una minoría los que preferimos las versiones originales, todavía se está en negociaciones para intentar ver qué pasa en nuestro país.

La película se estrenó el pasado día 4 de Abril en todo Finlandia, después de una abarrotada gala de preestreno en Tampere el pasado 29 de Marzo. Después de esperar unos días para evitar que estuviesen las salas llenas, fuimos a verla el pasado viernes al Finnkino de Tenispalatsi… estando todavía atiborradas de gentío. Ergo, no es sorprendente que sólo en Semana Santa un cuarto de millón de espectadores hayan pasado por las salas a verla. Pero vamos con la «review» en sí…

En una primera nota de aviso, diré que se nota que no es una superproducción americana. En un principio esto se nota un poco en los efectos especiales, que parecen un poquito de piedra-cartón; pero después de un par de minutos uno se olvida uno enseguida de eso, porque la película resulta ser muy divertida, y le meten a uno desde el principio en la historia. Para que os hagáis una idea, aquí hay un vídeo de los primeros minutos de la película, ya veréis como a partir del minuto tres ya no pensáis en el piedra-cartón (tranquilos, que no hay spoilers):

En cuanto al guión, no está mal, pero a veces se queda en poco. Me explico: está bien, y plantea situaciones potencialmente muy hilarantes; pero que a veces deberían haber aprovechado un poco más para hacer más y mejores chistes. Aún así, en ningún momento aburre y le hace a uno estar todo el rato con una sonrisilla, que por momentos se convierte en gran carcajada. Hay un par de momentos de la película en que los espectadores aplaudieron… en Finlandia, donde la gente es seria y eso de hacer ruido en el cine no es moneda corriente. Así que estamos hablando de una comedia entretenida con unos cuantos momentos estelares y un guión del que, potencialmente, podrían haberse exprimido unos cuantos gags más.

Además Iron Sky tiene muchos guiños y parodias a otras películas de géneros diversos, y a memes populares que circulan por la red. Se nota que es cosa hecha por gente un tanto geek y que los autores se han preocupado de darle su ración de referencias a la subcultura pop de Internet. Y ojo, que esto lo digo como cosa positiva, y también es un indicio de que la película se ha hecho con cariño y atención al detalle.

En cuanto al aspecto visual, además del detalle que ya comenté sobre algunos de los efectos especiales que tienen aspecto de cartón-piedra, en general está bastante bien cuidado, con una atmósfera bastante oscura (especialmente en las secuencias que transcurren en la Luna) e incluso a veces utilizando elementos de diseño para hacer guiño-homenajes. Un aspecto muy destacable es todo el diseño de maquinaria nazi, que es soberbio: a pesar de tener la tecnología para el viaje espacial, su tecnología se ha desarrollado a partir de lo que tenían en los años cuarenta, así que tiene todo un aire steampunk muy resultón. Especial mención se merecen las naves espaciales nazis, una mezcla entre tecnología punta y enormes engranajes, cadenas, poleas y dispositivos mecánicos visibles por todas partes. Para muestra, un botón:

Sobre la actuación, la parte buena de no trabajar con actores «de renombre» es que la gente que va a ver la película, va a ver la película en sí, en lugar de ir a ver «la última de Brad Pitt» o cosas por el estilo. Sin embargo ninguno de los actores de Iron Sky brillan especialmente por sus actuaciones que, que resultan ser correctas sin ser excepcionales. Algunos actores como Julia Dietze y Tilo Prückner se meten en sus papeles más que el resto y la dan un poco de barniz a una película que no pasará a la historia del cine como ejemplo de reparto excepcional.

Finalmente, destacar que la banda sonora ha sido compuesta por Laibach, un grupo esloveno principalmente centrado alrededor de la música industrial… que parece ser exactamente lo que normalmente no se escogería para una banda sonora. Aún siendo en un principio escéptico con respecto a la música, después de haber visto la película tengo que reconocer que Laibach ha hecho un buen trabajo: el pastiche que han compuesto mezclando pop y ritmos electrónicos con grandiosos arreglos orquestales arropa el metraje a la perfección: es una de esas bandas sonoras que está ahí, de fondo en todo momento, añadiendo profundidad a la película sin molestar; pero que, de no estar, sería patente su ausencia. Tres puntos para los eslovenos de la SNK 😀

Resumiendo: una buena comedia que muy probablemente será recordada por su peculiar forma de producción, utilizar a los nazis como excusa para hacer chirigota de muchas más cosas aparte de los nazis en sí mismos y una cuidada estética (a pesar de tener algunos de los efectos un aspecto «barato»). Además, es una de esas películas que vale la pena ver más de una vez, para ir dándose cuenta de todos los pequeños detalles que le dan forma.

Advertisements

One thought on “Review: Iron Sky, aka «¡nazis de la luna, choooorrrbo!»

  1. Yo la vi recien ayer, me rei mucho, especialmente con las referencias a los Norteamericanos y su forma de hacer las cosas en politica internacional.
    Me sorprendio que pese al bajo presupuesto su efectos son dignos y no molestan, en general una pelicula que se deja ver y permite pasar un muy buen rato.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s