.fi: My growing collection of #finlandfacts

I have been periodically tweeting assorted facts about Finland since I first arrived to Helsinki… Here’s a small selection of some of them (newer to older):

  • Finnish Posti stamps (http://is.gd/ueNvG4) are so beautiful that I would consider collecting them if I hadn’t other hobbies.
  • First time in my life that I get frost in my mustache, I suppose it’s normal when there’s -21ºC outside.
  • Turned on the radio, started turning the dial wheel and the first station I found is airing nice, sweet old school blues.
  • It’s official: I prefer snow in Helsinki than rain and wind in Coruña. And I am already missing the sauna.
  • Last night of the year hanging out at Tavastia before flying back to Spain tomorrow. I love this place!
  • Going home… it’s -24ºC outside, so I guess some sauna before having dinner is a great plan.
  • Winter equinox makes dawn start at 15:00 in Helsinki, it is already getting dark now…
  • It’s better when it snows (like now!): brighter days + non-slippery streets + frozen canal + umbrella unneeded + lots of fun.
  • It does not matter how much hours you slept last night, they’re never enough when there’s snow outside.
  • Walked for hours while snowing, and survived, including the Independence Day student’s parade. Not that bad as it may sound.
  • I don’t mind whether it is already night: I am going for a walk in Helsinki to have a coffee at Latsipalatsi.
  • Almost all finns have their own ice skates, I oughtta get a pair.
  • Boots: check. Thick pullover: check. Scarf: check. Wool cap: check. Gloves: check… Ready to go outside with -7ºC!
  • Discovered that’s possible to walk ~15min when there’s -17ºC with no special clothing but my father’s aviator leather jacket.
  • There are always Japanese people at the Helsinki-Vantaa airport.
  • In Helsinki you may choose among several music concerts every day, every week… going to all of them is humanly impossible.

😉

Advertisements

.fi: Music overdose – Going to Concerts in Helsinki

It is a fact: you can get an overdose of concerts if you living in Helsinki. Everyday you can choose among several concerts to attend, and that’s because there are a number of the clubs that have live music in a regular basis. By the way, bigger concerts are scheduled from time to time, and a great deal of international artists are visiting Finland in their tours, and that adds on top of the daily music offerings.

I am reviewing right now the tickets of the concerts I went to, and in eight weeks I attended six events, listened to twelve bands live, in short more than 12 hours of music… And the good news is that my bank account still has funds for more concerts: most of the shows were in small venues, and had prices lower than 12€. And I am loving shows in those small clubs like the On The Rocks, the Nosturi or the venerable Tavastia Klubi because it is possible to be just in front of the stage without people pushing and moshing, and in most places it would be even possible to touch the artists! That feeling of being part of the show is great, without forgetting about the fact that the artists will be hanging around after the show, and it is possible to talk to them 🙂

What follows is a quick review of each one of the evets I’ve been to.

Naked & Stalingrad Cowgirls

Naked @ On The Rocks, 11/11/2010
Stalingrad Cowgirls @ On The Rocks, 11/11/2010

This was my first concert in Helskinki, also first time at On The Rocks, and my main motivation after to go was watching Stalingrad Cowgirls. I didn’t know about Naked before going to the concert. In fact, the ticket had “Stalingrad Cowgirls, Naked” written on it, so I assumed that “Naked” was the title of the tour, and the girls even joked about this and said something like “we hope you were not expecting to see us naked”. Anyway, I liked the Naked sound a lot and it was a nice surprise discovering them — I even bought their last album, Double Down, right away after their performance. Regarding the trio of girls, I was expecting the sound to be a bit dull because of them being only three playing, but they did a very bold and energetic performance. I also got a Stalingrad Cowgirls badge from the merchandising booth. For sure I will be attending more concerts from those two bands if I have the chance.

Airbourne & The Black Spiders

Airbourne @ Kaapelitehdas, 13/11/2010

For this concert I had to face a difficult decision: Lordi and Airbourne were on concert in Helsinki the very same day, and I wanted to attend both concerts! As that was impossible, and provided that I had already seen Lordi once, I decided to bet for Airbourne. The event took place in the Cable Factory, and was backed by The Black Spiders. There’s not much I could say about Black Spiders, apart from that I learned about them when arrived at the venue and I didn’t like their style a lot, but even so I think and they did their job well. Regarding Airbourne, it was exactly what I was expecting: a gang of crazy australians playing plain good ‘ol rock’n’roll with a huge stack of Marshall amps behind them! And “crazy” means exatly that. The funniest moment was when Joel O’Keeffe walked around in the middle of the attendants while singing and playing guitar. I have a couple of friends that usually say “everything is better with AC/DC”… I could rephrase that and say “everything is better with either AC/DC or Airbourne” 🙂

Barbe-Q-Barbies & The Death Of Gagarin

Barbe-Q-Barbies @ Tavastia, 17/11/2010
The Death Of Gagarin @ Tavastia, 17/11/2010

After having a good experience with a girl-only band (Stalingrad Cowgirls), and provided that it looks like I tend to like girl-only bands lately (like Girlschool), I decided to attend another concert, this time at Tavastia. Pick a powerful double-guitar combo, a good bass, drums, a distinctive voice, and well-composed catchy tunes… and bam! you get Barbe-Q-Barbies! I only knew the four songs available at their website before going to the concert, but went out eagerly looking for a shop where I could buy “All Over You”, their first full-length album. In my opinion those women have all what’s needed to succeed. What I liked most were the sonic roars produced by kitten Kaisa when her paws slammed the guitar. An they have rock’n’rollish attitude on stage. Hell, yeah! (What are you doing reading this, go out and buy the album!)

Regarding the supporting group, The Death Of Gagarin, they are another random electro-experimental pop group, not much in my style… I’d say their performance was correct.

Teenage Fanclub & Delay Trees

Not a lot to say about Delay Trees. I arrived a bit late to the Nosturi, and missed most of their part. They looked like a more-or-less classical britpop band and the sound was good. Likely, a good appetizer before Teenage Fanclub. The sound was very good, and they are a successful, well-known band, yet I was a bit disappointed. Probably that was because I mostly listen to their three first albums, especially “Bandwagonesque”, and they are somewhat different and have a more thrashy sound than the rest of their production. Or maybe because it’s because Brendan left the band after “Bandwagonesque”… who knows! I think it was nice attending this concert, because now I can say that I listened to “Alcoholiday” and “Metal Baby” live, hehe.

Helloween, Stratovarius & Avatar

Stratovarius @ Kulttuuritalo (15/12/2010)
Helloween @ Kulttuuritalo (15/12/2010)

It’s a pity that I had a meeting just before the concert and I did not reach the venue (Kulttuuritalo) on time for watching Avatar perform. No comments, thus, about them. But I was on time for Stratovarius, and even when their performance was a bit sketchy and some aspects of it could be improved, still it was amazing to see Matias Kupianen playing guitar solos faster than light speed! Their style is not one of my favorites, but I appreciate their virtuous playing.

The main course in this event was Helloween. Too much drums in some songs, in my opinion, provided that most of the oldish songs do not need them — and yet songs from “The Keeper Of The Seven Keys” are the ones that sound better. What I must recognize is that their new drummer looks like a high-precision android, built precisely to execute insanely complex drum solos! I enjoyed the show a lot, but in my opinion the volume was a bit too high and the voice of Andi Deris was difficult to hear at times.

Sister Sin

Sister Sin @ On The Rocks (16/12/2010)

As the last (and most recent) event, I attended the Sister Sin concert at On The Rocks. Again: small venue, great performance, and a lot of enjoyment from my side. As I missed the concert by Lordi at Helsinki, I thought it would be nice to go and take a look to this band that were supporters of Lordi in Scandinavia a while ago. I got carried away by music in this one, and jumped and clapped like mad during the concert. When they mocked the beginning of On Parole everybody recognized the song, and that was probably one of the nicest moments. Also, after the show I got the “Smash The Silence” EP signed by Liv herself! Again, talking to the artists was one of the greatest things about going to a concert in a small venue.

As neat addition, Enni (from Stalingrad Cowgirls) was the DJ that night before and after the concert, and I liked a lot her selection of songs.

Final words

I already have tickets for more shows to come… For the moment, I already have my ticket for Roger Water’s The Wall, and a full three-day ticket for the Sauna Open Air festival at Tampere. At least Ozzy and Judas Priest were already confirmed… and watching Judas Priest just before the band ceases to exist will be super 😀

Final note: There is this terrible website that sells tickets which is making me spend money because you can check events there some months in advance. If you like music, theater, opera, etc. and you are in Finland, make sure you check it.

.fi: Un día en Tallinn (Estonia)

En el mar báltico, justo en medio entre Finlandia, Rusia y Estonia se encuentra el (bien llamado) golfo de Finlandia. Y justo en la parte más estrecha es donde se encuentran Helsinki y Tallinn, lo que quiere decir que viajar en ferry entre ambas ciudades es un paseíto de unos escasos tres cuartos de hora, y las líneas son regulares, los horarios predecibles, y los precios razonables. Así que el sábado de mi primer fin de semana en el país de la sauna, fuimos a pasar el día a Tallinn. Hay varias navieras que navegan entre ambas ciudades, y los precios varían bastante, así que luego de echar un ojo, nos sacamos billetes de ida y vuelta con Lindaline por unos unos 43€ por persona, a las diez por la mañana hacia Tallinn, y de vuelta hacia Helsinki a las siete de la tarde. Al parecer los precios de los billetes varían según época del año, hora y día de la semana, así que es conveniente echar siempre un ojo a otras opciones antes de comprarlos.

 

Tejados y casas de colorines

Aunque también hay, como es de esperar en una ciudad que es capital, edificios modernos, lo realmente encantador de Tallinn es la zona antigua con sus casas de colores, algunas de piedra, otras de madera; la plaza del ayuntamiento, con las gárgolas que recogen el agua del tejado y una de las farmacias más antiguas de Europa; las tiendecitas donde venden abalorios hechos de ámbar del báltico… y por supuesto la (casi) omnipresente muralla del siglo XIV, la cuál aún conserva 26 de sus 46 torres y casi dos kilómetros de longitud.

 

Después de ver esto, dá vergüenza presumir de la muralla de Lugo

Para comer nos metimos en el restaurante Olde Hansa, con una ambientación medieval tan fidedigna que incluso los baños parecen haber sido transportados al presente con un DeLorean, por no hablar de la iluminación a base de… ¡velas, candelabros y lámparas de aceite! Detalles aparentemente viejunos por todas las esquinas, pasando por el atuendo de los camareros y llegando hasta la cerámica de los platos y las jarras de cerveza. Y además la comida está buena, así que recomiendo a cualquiera que tenga la ocasión de pasarse por Tallinn que le dé un tiento a alguno de sus platos con barrocos nombres protomedievales.

La TÍPICA posada medieval

De todas maneras, la próxima vez que me pase por Tallinn, quiero probar qué tal se come en el Peppersack, que está justo enfrente y promete… concretamente, promete que hacen todos sus platos con pimienta. Al menos con un poquito.

Aunque no dió tiempo en esta ocasión a ver otros lugares interesantes (como los jardines y el palacio de Kadriorg, el palacio presidencial, o los bloques de edificios soviéticos de los tiempos de la URSS) al ir un poco justos de tiempo y haber invertido bastante tiempo en la comilona, dió tiempo a entrar en la catedral (ortodoxa) de Alexander Nevski y dar también un buen paseo por la parte alta del casco antiguo.

Como dato curioso, el alcohol en Finlandia está gravado con una cantidad importante de impuestos, por lo que no es extraño que los finlandeses se acerquen a Estonia para comprar alcohol en cantidades importantes para tomárselo en casa a la vuelta, probablemente en una «sauna party». Pero sobre la sauna ya hablaremos otro día… 😀

.fi: Primeras Impresiones

Después de levantar temprano a un buen amigo que me llevó hasta el aeropuerto aeródromo de Coruña, y hacer otro divertido desde la capital rodeado principalmente de turistas japoneses —huelga decir que me sorprendí a mi mismo entendiéndoles frases sueltas mientras hablaban entre ellos—, aterricé el pasado miércoles 13 en Helsinki, capital del metal (nota: no precisamente por tener una sucursal de Bazán).

Nada más dejar las cosas en el apartamento, lo primeiro fue armarse con una tarjeta del transporte público, el Helsingin Seudun Liikenne (HSL para los amigos, como el esquema de color), y una tarjeta para el móvil. Al contrario de lo que pasa ahora en España, y tal como era allá hasta hace unos años, en Finlandia no es necesario dar los datos personales para tener una tarjeta SIM de prepago. Lo que es más: se puede tener tarifa de datos 3G en una tarjeta de prepago, y por si fuese poco tarifa plana sin límite de transferencia. En cualquiera de los los incontables R-Kioski que hay por doquier se pueden comprar ambas tarjetas, la de transporte y la de teléfono. En mi caso me cogí una «Saunalahti» para el móvil, que se activa en el momento, y se puede tener datos a 1Mbps por 19€ al mes, o 4Mbps por 29€. No es caro, en mi opinión muy conveniente para llamar a casa y a los amigos mediante algún servicio de voz IP. En resumen: a las pocas horas de llegar estaba conectado al «internete», y con buena velocidad 😉

Para la cena del primer día, fuimos a un sitio al parecer mítico: el restaurante húngaro Meritähti. Además de mítico, me parece épicoque se pueda consultar el menú de toda la semana en su web. Brütal teniendo en cuenta que se come muy bien, queda a un tiro piedra y no es especialmente caro… Hablando de precios, todo parece caro en este país. Y es que lo es, especialmente si uno come fuera de casa a menudo. Aunque de todas formas, incluso yendo al supermercado se gasta más que en España para hacer la compra. De momento solo he pasado por uno de la cadena Alepa, así que habrá que ir probando otros.

En lo que sí estoy gastando menos es en transporte. Como toda ciudad con un mínimo de decencia, el transporte público es muy efectivo y dispone de dos modalidades de pago: por viaje, o por tiempo. El primero es bastante evidente, y en cuanto a la modalidad «por tiempo» funciona como los habituales bonos por períodos de tiempo en los que se pueden hacer todos los viajes que se quieran, siendo la diferencia que elegimos nosotros el período temporal en lugar de haber unas duraciones preestablecidas. Dato curioso: además de bus, metro y tranvía también se puede coger el ferry hasta algunas de las islas que están en la bahía de la ciudad, como por ejemplo Suomenlinna, sin cargo adicional.

Bolsón Cerrado, Soumenlinna, Finlandia

El fin de semana pasado, en amor y compañía con unos amigos, además de ir a dar un paseo por Suomenlinna el domingo y comer en el Zetor, restaurante típico ambientado como si fuese una granja (¡incluso con tractores!), nos acercamos en ferry hasta Tallinn, Estonia. Pero como la escapada merece un post propio, hasta aquí mis primeras notas sobre la experiencia de pasar una temporada en Helsinki, acompañadas de una nota final: por lo de pronto lo único que echo un poco de menos es a las personas que estáis lejos 😉

Crónica (curada en barrica) del Festival Xacobeo 10

Después de descansar la experiencia de haber asistido al Festival Xacobeo 10, que tuvo lugar el pasado 27 de Agosto de 2010, me saco de la manga una crónica que, por no decir que lo más probable es que esté ya pasada la fecha de caducidad, diré que ha sido curada en barrica de roble durante tres semanitas que me han dado bastante qué pensar sobre el tema. Empezamos con el plantel de artistas:

Festival Xacobeo 10

Aún era de día cuando empezó la fiesta

Para amenizar los interludios entre concierto y concierto, además contó con la presencia durante de artistas adicionales para amenizar los cambios de escenario:

No tocaré las actuaciones de DJ Poti (vaya un nombre que ha elegido… a mi me suena como «pota», que es una tartera en mi idioma natal, e indefectiblemente me hace pensar en Tiësto, conocido por mi como «DJ Maceta») y DJ Caradeniño. Basta con saber, resumiendo mucho, que en mi opinión hicieron correctamente el trabajo no dejar que se enfriase el ambiente en el intermedio entre actuaciones. Con respecto a Vitalic, no me quedé a escucharlo así que realmente no puedo opinar.

A los que pertenezcan a la legión de fans incondicionales de Muse en este momento, o bien están sufriendo un desprendimiento de retina, o bien planteándose que quizás la condena por homicidio no sea tan terrible como parece. Maticemos: no soy un fan acérrimo de Muse, me gustan algunas de sus canciones, reconozco que existe la posibilidad de que Matthew Bellamy sea un genio, y desde luego lo que vi en vídeo antes de ir al festival a verlos en directo parecía indicar que iba a ser el plato fuerte del show. Pero vayamos por partes.

(Como nota al pie: en ocasiones he oído comentarios del mérito que tiene el hecho de que Muse sea prácticamente Matt Bellamy convertido en banda… debo pues recordar a los lectores que ya antes Jeff Lynne fue el alma de la Electric Light Orchestra, lo mismo Paddy McAloon con su banda Prefab Sprout… no me gusta que la gente no conozca la historia y diga que Muse es único por ser un hombre-banda.)

The Right Ons

Parecen majetes

Grupo desconocido para mi hasta el día del festival, y primera sorpresa. Llegué cuando su actuación iba por la mitad, y la verdad me habría gustado ver la actuación completa. Correcto sonido para el funk n’ roll de este grupo gallego que le pusieron muchas ganas intentando animar al público… con relativo éxito. Me dejaron buen sabor de boca, así que en algún momento me pondré a revisar sus temas con calma 🙂

Jónsi

Jónsi mirando al público

Me llevé otra grata sorpresa, ya que me habían parecido un poco muermo los temas escuchados a lo largo de los días previos al concierto algunos temas de esta banda islandesa de «post-rock» (¡ouch! ¿cómo es posible que exista semejante término incoherente por sí mismo? Si es «post» no puede ser actual… tiene que ser futuro, ¡pero la banda existe «right now»!). A veces pienso si no tendré algún tipo de trauma infantil con la música islandesa, ya que a Björk me cuesta mucho (¡muchísimo!) escucharla. Y también me costó con Jónsi.

Sin embargo, he de decir que en directo tienen mucha más fuerza que en estudio. Bien es cierto que para algunas personas el cantar en falsete puede ser más de lo que están dispuestas a soportar, no creo que sea justificación para que la mayoría de las personas que asistieron al festival mirasen para otro lado, como si lo que estaba pasando en el escenario no fuese con ellos. Sin embargo, el martillo de Thór caía una y otra vez sobra la batería (sí señora, oiga: el baterista se llama Thorvaldur Thór Thorvaldsson) imbuyéndola a producir ritmos endiablados que acabaron por animar al personal, hasta que el pasotismo se fue conviertiendo en curiosidad, para luego desembocar en sorpresa.

Resumen en una frase: «Jónsi resultó ser una grata sorpresa en directo, una pena que no plasmen en los álbumes de estudio la energía que emana de ellos en un escenario».

Muse

¡Mira qué mosssnossss!

Podría continuar hablando de la actuación de Muse tal y como escribí en un comentario en Tanaka Music, que reproduzco a continuación (aclararé, eso sí, que aún a pesar de lo que digo en el comentario, me lo pasé teta durante la actuación de Muse… y no me refiero a los generosos atributos de la jóvena que tuvo a bien, ejem, «acercarse» a servidor mientras daba saltos de alegría al ritmo de Plugin Baby… o sí):

…pues a mi lo que me faltó es que sonase bien. No se entendía nada de lo que el lánguido señor Bellamy intentaba cantar –sin conseguirlo–, y según avanzaba el concierto la (escasa) música se convirtió en una amalgama informe de ruidos que acabaron en un estertóreo zumbido que, por mucho que me pese, ha hecho que estos chicos me hayan decepcionado en un directo que tuvo mucho de espectáculo y más bien poco de musical. Porque eso sí: pantallitas, lucecitas, superfluos Kaos Pads y demás chorradillas dieron el «bling» que una juventud cegada por el «fanboyismo» no dejó de corear entusiásticamente (ojo, y también «fangirlismo», no se me enfaden las féminas, que no tengo problema en sacarme de la manga los «palabros» que haga falta).

Señoritas, señores… valga que son Muse, valga que es un muy buen espectáculo (en eso puedo estar de acuerdo), valga que tengan tendencias «ruidicistas»; pero una cosa que bien debería darles un poquillo de vergüenza a estos ingleses es que unos «aficionados» (en comparación) como The Right Ons hayan sonado considerablemente mejor.

Finalmente, si alguien va a decirme que a lo mejor estaba servidor muy cerca de los altoparlantes, sólo tengo que añadir que estuve más o menos a la misma distancia del escenario durante todo lo que duró el festival. Y aunque me duela: todos los artistas sonaron mejor que Muse.

En esencia, no puedo decir que haya sido un concierto bueno desde el punto de vista sonoro. No me cabe duda que Muse tienen un repertorio en el que hay temazos que probablemente dentro de veinte años se considerarán cultura musical general, y desde luego la puesta en escena es espectacular, de las más ágiles que he visto para una banda técnicamente estática (sí, aunque suene a contradicción); pero lo que definitivamente no puedo aceptar es que alguien me diga que sonó bien. Porque miente. Además del más que deficiente sonido, los componentes de la banda no se prodigaron en saludos, ni siquiera los de cortesía, cosa que invariablemente me recuerda a los «hermanos malababa»: Bob Dylan y Van Morrison… ¡aunque ellos al menos suenan bien! Lo siento, pero si quieren ir de divos por la vida, me entran aún más ganas de escribir cosas como la de arriba.

Entre el sector no-borreguil de los fans de Muse existe la teoría de que están viviendo de las rentas que todavía les reportan sus primeros aĺbumes (en el sentido artístico), y que los últimos son más flojos. No puedo afirmarlo rotundamente, pues considero que aún no he escuchado prestando atención a los detalles como para saberlo, pero sospecho que tal teoría tiene algo de cierto. Aún así, del último disco me parece brutal la jrandísima Exogenesis, una sinfonía en tres partes que hay que escuchar de cabo a rabo. En orden. Sin saltarse trozos. Varias veces. Sospecho que a la mayor parte de la gente (fans incluídos) no le habría congratulado demasiado que la tocasen en directo entera, aunque yo desde luego tengo curiosidad por ver cómo las juventudes de ahora reaccionarían ante lo que, claramente, roza en los límites de lo progresivo. A lo mejor le mando un correo a la dirección de contacto de la banda sugiriendo que contraten a Rick Wakeman, puede que teniendo a un abuelete de la vieja escuela en sus filas al menos haya alguien que se preocupe por que la cosa suene bien…

Resumen en una frase: Me lo pasé bien a pesar de ser el sonido entre malo y deplorable; a los acólitos de la banda les da igual porque han perdido el sentido crítico al verse cegados por la presencia de sus ídolos, y el que suscribe va a ir haciéndose un seguro de vida por haber mencionado el nombre de Matt en vano.

Pet Shop Boys

Veo cubos flotando... ¿será cousa da droja?

He aquí un grupo que tengo curiosidad de ver en directo desde que descubrí Concrete, el álbum que se grabó de la actuación de Neil Tennant y Chris Lowe en el Mermaid Theatre, con la BBC Concert Orchestra e invitados como Frances Barber, Sally Bradshaw, Rufus Wainwright y Robbie Williams. Aunque siempre me gustaron un buen puñado de sus canciones, fue con ese álbum con el que entendí que Pet Shop Boys no son sólo dos tíos que hacen canciones pegadizas con sintetizadores y la voz peculiar del señor Tennant.

Así pues, sin hacer gala de la proverbial puntualidad inglesa, durante el cuál vimos cómo iban preparando un montón de cubos de cartón en el escenario, empezó una colorida actuación en la que —¡precisamente!— cubos y cuadrados fueron el hilo conductor. Fue un poco «spoiler» ver como calibraban los proyectores ya que supimos que proyectarían imágenes sobre paredes de cubos; pero eso no desmereció un show del que aún hoy estoy sorprendido: ¡lo que se pueda hacer con un poco de cartón! Antes de pasar a comentarios de índole más musica, como último dato sobre el espectáculo en sí decir que no sería lo mismo sin las bailarinas-coristas, que estuvieron estupendamente. Mención especial para el momento en que se enfundaron en edificios emblemáticos de New York 😀

Aunque últimamente ha habido rumorologías de que Neil Tennant está perdiendo voz, la verdad es que no detecté ningún problema en este sentido. Además, en el caso de Pet Shop Boys el sonido fue bueno y se le podía la voz escuchar perfectamente. Al contrario que pelmazos como Bob Dylan, entre las canciones estuvieron todas las canciones míticas que cabe esperarse que una banda con décadas a su espalda toque. Sólo diré que nada más empezar a poco estuvo de escapárseme una lagrimilla escuchar las primeras notas de Heart. Ah, y Chris hizo un amago de bailoteo, que más o menos recordaba a uno de los típicos moonwalk de Michael Jackson…

Resumen en una frase: Buen sonido, espectáculo divertido y mucha profesionalidad dando a los fans precisamente lo que venían a buscar, salpicado con algunos temas de los últimos discos que demuestran que Pet Shop Boys aún tienen mano para hacer temazos.

Coda

A modo de colofón añadiré un par de cosas en absoluto relacionadas con la música. La primera es comentar que me lo pasé fenomenal, como pocas veces me lo había pasado en un festival, gracias principalmente a las personitas con las que estuve. En segundo lugar, me pareció muy divertido el irme encontrando con una buena cantidad de caras conocidas mientras buscaba al grupo con el que había quedado. Entre compañeros de emisora, y gentes de la facultad a la que hacía tiempo que no veía, conocí a un par personas interesantes y me encontré con una chica simpática a la que creía conocer de algo pero que finalmente resultó ser una desconocida, circunstancia que solventamos rápidamente 😉

Love Me Two Times

(Pun intended with the post title.)

Now, this is funny… I have joined the same group at Last.fm two times. Twice? Sure! This is actually a real screenshot of my sidebar:

I must admit that I was in using a GSM modem, and network latency was high, so I clicked the “Join” button twice. But never thought that the website would take my orders so rigurously.

Maybe I should try asking for a nice girl… Maybe I can get twins, haha 😀

Facultades mentales

Facultades mentales: dícese de aquellos edificios universitarios alrededor de los cuáles crece menta silvestre.

—Hario