Jarre in a Rush

Siguiendo el ya habitual ritmo de artículo por mes, procedo por la presente a dar fe de lo que viene siendo un fin de semana en Londres, con motivo de hacer acto de presencia en el concierto de Jean-Michel Jarre que tuvo lugar en el Wembley Arena. Para ir abriendo boca antes del resto de la crónica —narrada en impecable inglés por un escritor que prefiere permanecer en el anonimato—, nada como una fotina:

It was about to attend a Jarre concert in London, but it ended being more than that. Some months ago my colleague Diego discovered that he was about to start a new tour, and that the capital of the United Kingdom was chosen as one of the destinations. The point is that the company where I work has rented flat in London. Coincidence? Probably. The net result of this is that we checked whether it would be possible to stay there for a weekend, and then we bought tickets both for the concert and for a Porto-London flight. And it was very nice to share this trip with Diego, which told me loads of interesting things about eastern countries, as he lived in Hong Kong and visited some other near countries.

We headed to Porto where we met two great friends of mine who are there in their Erasmus year. The deal was to have dinner we all four, and then rest in their place until it was time to head to the airport. After having dinner we experimented one of the greatests pieces of chocolate cake in a cafeteria in Porto (sorry, I do not remember the name). But —as always— the most important thing for me was having the opoprtunity of being together one more time, as we had lots of things to talk about.

The next day we woke up early, and tried the shiny new tram system at Porto in order to reach to the airport. It does Just Work™, as expected, and is a very convenient way of avoiding picking a bus or your car to go there. The airport was remodelled since the last time I was there, and now it has a modern design and a clean layout. Diego told me about the funny story with the name Francisco de Sá Carneiro was prime minister of Portugal which died in a plane accident, so it is very contradictory to use his name for an airport…

We arrived at the Stansted airport and my first interesting sight was that all the floor of the building is covered by fitted carpet. About an hour and a half later we arrived at the flat, after picking up a pair of tube lines and getting past Baker Street. We did not search for number 221B, though. After leaving our luggage, we went back to Baker St. and tried to find a pub to have lunch, which we definitely. While walking we saw an odd book shop which has books in shelves ordered by country name. After tasting some British food, I must say that it was not as horrible as I was told. I am convinced that is an urban legen here in Spain, probably due to the fact that there was a peculiar mixture of sauces in our dishes. We reached the Wembley Arena somewhat soon, so we entered a supermarket and we bought some soft drinks and chocolate. As I am a caffeine addict, I tried a soft drink made of coffee which I have never seen in Spain. I found it to be interesting.

While entering the Arena, Waiting for Cousteau was sounding through the speakers, like it was in the 2008 Oxygène concert I attended. We were worried about the smoke clouds which were below the roof, but in the end they were neccessary to see the laser harp and most of the lightning effects :-). The first track was Industrial Revolution, like in the Gdansk concert, which is great for starting concerts and it sounds powerful live. The songs I liked most were Chronology II and Magnetic Fields I because they sound epic on stage. I could not avoid remembering about my friend Javier when they finally played Chronology VI and Équinoxe IV. The concert was all very emotive: Jarre’s sons were attending the concert and Jarre had some words to dedicate a song to his father. The concert lasted near two hours, which were two hours of joy for us. I bought a mug in the shop before leaving.

After leaving the Arena we went back to Piccadilly to have a walk by Chinatown, and we had soba (そば ) and udon (うどん) at the Tokyo Dinner restaurant. Interestingly enough they do not have dinner sets, so the name is not very appropriate. Unfortunately they did not have ramen (ラーメン) which ultimately was the reason why we wanted to go there.

On Saturday we visited Camden Town and we bought a pair of funny T-shirts. Mine says: “No, I’m not un f*!#ing Facebook”. We also had the occasion to be present at a mod meeting, and saw their stylish Vespa and Lambretta bikes. Diego did not know about the mod movement, and we had an interesting chat about it and some related topics, including The Who’s Tommy film. We also had a quick walk around the floodgate and then headed to the Royal Academy of Arts, where we wanted to go because of an exposition of ukiyo-e (浮世絵) prints by Kuniyoshi (歌川国芳). We had lunch at a japanese tavern whose name remains unknown for me, but in which there were oriental people having lunch, so it looked like the business was run by japanese people thus being a good place to find what we were looking for the day before. We finally had ramen, and a I had onigiris (おにぎり), too. The food was delicious 😀

In the afternoon we had a walk by Trafalgar Square, and then by the nearbies of the Westminster Abbey and the Houses of the Parliament, where the Big Ben is located. The London Eye, the Tower of London and the Tower Bridge are all located in that area which we visited mostly by walking. In the London Bridge we were asked by a half-french girl to take a photograph of her and her friend, which we did. We had a quick chat and it could have been great but it was a pity not to ask them to have a beer all together. So we went back to our apartment and had a shower before trying to have some fun in the night. Then we had a dreadful luck with the nightly buses: we reached Notting Hill okay, but we were not able to pick up line N7! We waited for hours, and the only interesting thing we saw was… a fox! We have seen a fox crossing the street from one garden to another. After that we decided that it would be wise to go back home and have a rest.

We spent most of the Sunday traveling back from London to Stansted, then Porto and finally back home. What I liked a lot about this day was buying a bottle of Cherry Coke at the airport before leaving the UK.

¿Arte? Callejero (VI)

Tiene su chiste el hecho de que esta nueva entrega de arte callejeril esté precisamente en el antiguo escaparate de una charcutería, debajo de un cartel de «jamonas»… Lo mejor de todo es que esta pintada está cerca de mi casa, y llevo años pasando por delante sin haberme fijado antes 😉

Irracionalismo Navideño

Hay que desengañarse: por mucho que nos gustaría, es imposible cambiar el mundo. La Naturaleza gracias a la cuál vivimos tiene la capacidad de barrernos de un plumazo de la faz de la Tierra, ya que la más pequeña perturbación en el delicado, complejo y bello equilibrio químico que nos mantiene vivos podría ser fatal. Es a la vez grandioso y sobrecogedor pararse un momento a pensar en lo increíble que resulta que podamos ver a nuestro alrededor, caminar a la orilla del mar o acariciar con la mano sin más que pensarlo. Aún más sorprendente es el hecho de que podamos buscarle una explicación o, yendo más allá, que podamos llegar al nivel del meta planteándonos si la explicación en sí misma es sostenible de forma lógica…

Pero al bajar la vista desde la inmensidad del cielo del atardecer sobre la Puerta del Sol, vemos como un enjambre aguarda su turno para cambiar unos pedazos de papel impregnados de tinta azul por otro pedazo de papel con números en su superficie… que con una probabilidad aún menor que la de ser alcanzado por un rayo se convertirá de nuevo en papeles con tinta de colores. No tiene sentido alguno desde un punto de vista racional, al igual que no lo tiene el resto de la Navidad.

A lo largo de los días que conforman la Navidad, podemos ser testigos del poco honor que el ser humano hace a la definición de «racional». Empezando por el alumbrado de las calles, y acabando en la noche de Reyes, de forma más o menos cronológica podemos ir saboreando uno o más de los siguientes platos:

El alumbrado de las calles, que produce una cantidad de luz excesiva de dudosa utilidad. Sería comprensible en aquellas ciudades donde el alumbrado público es deficiente, pero aún así es poco usable, y como ornamento, dependiendo del año y lugar, excesivamente frívolo. Ahora las preguntas importantes: ¿Por qué se ponen luces? ¿Para qué sirven si normalmente ya hay farolas? ¿Qué costes reales tienen en el ciudadano de a pie? Con esta última pregunta incluyo también las compras de navidad a la que el ambiente festivo empuja a muchos incautos.

Avanzando hasta el día 24 de diciembre, se supone que un señor vestido de rojo visita todas las casas del mundo. Aunque Phileas Fogg acabó su vuelta al mundo en 80 días y hoy podría hacerlo en menos de cuatro, todavía no se ha descubierto el secreto de la propulsión renil del trineo de Papá Noël. No contentos con tal proeza, se supone que es un viejo gordo renqueante, capaz además de colarse en casas ajenas —sin orden judicial— nada menos que por la chimenea. Son tantas las preguntas que se me ocurren que ni las enumeraré, salvo una que me intriga: ¿por qué no funda su propia empresa de envío de mercancías a domicilio?

Al día siguiente (25), celebramos el cumpleaños de un tío que, no solo no conocemos, sino que además está muerto. Con los consiguientes problemas: ¿a quien se le dan los regalos? ¿como se sabe si le gustará el último Action Man™? Para más datos, nace en Nazaret (?), un poblacho de mala muerte que ni siquiera existía por aquel entonces. Por si fuese poco sospechoso, tres señores (o dos, o cuatro, o hasta 60, según la fuente) le llevan «hierbas aromáticas» (y oro) al retoño, y aunque no sabemos si se las acaba o no, el caso es que el hombrecillo acabará jurando y perjurando ser un enviado de un ente superior. ¡Venga ya, como si no hubiese ya pocos profetas apocalípticos! Preguntas sobre el tema: ¿Por qué no una mujer? ¿Por qué tanta complicación con el hecho de que naciese de una virgen, con lo fácil que sería decir que simplemente apareció allí? Más cosas: todo lo que supuestamente sabemos de él lo escribieron unos señores centenas de años más tarde, ¿cómo sabemos que no se equivocaban? Per aún más importante: ¿por qué somos tan redomadamente idiotas como para celebrar un tío que nunca se ha dignado a darnos una mítica «bolsa sorpresa», o al menos invitar a un pedacito de tarta en el día de su cumpleaños? ¡Pues vaya un rata!

Lo mejor es que nos pasaremos los días 26, 27, 28, 29 y 30 descansando de las incomprensibles comilonas, visitando a familiares que desearíamos haber confiado a un grupo de matones rumanos, mientras el tío Braulio acaba con las reservas de coñac de casa, lo que contribuye a elevar la tensión familiar, la arterial, la cardiovascular… una pena que la tensión eléctrica atmosférica no se vea afectada: el momento ideal para que uno de esos providenciales efectos lumínicos se manifieste, haciendo que de paso el tal Braulio se volatilice, pasa por delante de nuestras narices, mientras lamentamos no haber celebrado en esos días los nacimientos de Phil Spector, Gustave Eiffel, Linus Torvalds, Andy Wachowski, o Jeff Lynne, respectivamente.

Llega 31 de diciembre, y se celebra el final del año, como si todos los años fuese una gran novedad única en la vida que no se repite de forma periódica. Hay quien incluso se emociona como si fuese su primera vez. De nuevo el mundo al revés: si se acaba el año, entonces es su final, así que más bien se tendría que hacer un réquiem. Salimos por la noche, pagamos más que cualquier otro día por el mismo garrafón de siempre sin quejarnos por el —a todas luces abultado— precio de la entrada mientas jugamos a autoengañarnos haciendo que nos los pasamos bien, no vaya a ser que se note que en el fondo somos unos infelices. Sobre la mañana del día 1 sólo diré que nos dedicamos a mojar churros en un chocolate más malo que la pata de Perico, actividad ésta con obvias reminiscencias sexuales, de corte depravado y claras intenciones de expresar las frustraciones hacia el sexo opuesto. ¿O acaso alguien se cree que si uno tiene pareja y se lo está «pasando bien» va a dejar lo que esté haciendo para bajar a una cafetería llena de camareros amarmotados por el madrugón y tomarse el chocolate con churros con peor relación calidad/precio del año?

El descanso del guerrero nos hace sobrellevar los siguientes dos días, hasta que nos damos cuenta de que aún no hemos hecho las compras de Reyes. ¿No hablé ya del absurdo de estas figuras? Pues bien, sin haber aprendido la lección de Papá Noël, nos dirigimos al centro comercial más cercano para comprar regalos, ataviados con una Visa Electrón (que tiene parte de corpúsculo, y además está en la onda), dispuestos a seguir engañando a nuestros pequeños con supuesta existencia de tres señores invisibles que, haciendo remedo al gordinflón asaltachimeneas, recorren el mundo nada más ni nada menos que… ¡en camello! Claro que con estos próceres de las buenas maneras, hay un precio a pagar: haberse portado bien. ¿Qué es el bien para estos tres ladronzuelos de vidas? ¿Por qué tenemos que aceptar su visión de bien sin poder plantearles alguna otra? ¿Son un símbolo de la represión social del mal llamado «régimen preconstitucional»? ¿De antes de qué Constitución estamos hablando cuando decimos «preconstitucional»? ¿El fenómeno de los Reyes Magos de Oriente, tendría sentido en una República como la francesa? ¿Por qué seguimos intentando engañar a los niños con una mentira tan obvia; es acaso un mecanismo de afianzar el poder de los padres sobre los niños al poseer el control de una verdad que ellos desconocen?

La lista de preguntas es interminable sobre los Reyes Magos de Oriente (¿y por qué magos de oriente y no reyes absolutistas franceses, bastante más creíbles en nuestro contexto geográfico?) no debe dejar de hacernos reflexionar sobre el consumismo salvaje al que nos vemos empujados por el entramado empresarial, cuyo interes en sostener la imagen del trío calavera y el gordinflón asaltachimeneas se basa única y exclusivamente en los pingües beneficios que les reportan. Si no les resultase harto beneficioso, no habría un clon en cada gran superficie, no contribuirían con decoración navideña y, desde luego, tampoco venderían absurdos regalos que nadie quiere. Sólo una pregunta más sobre estos carpetovetónicos personajes: Si los camellos son animales, y los animales defecan allí donde les dá el apretón, ¿cómo es que nunca nadie se ha encontrado una boñiga de camello en el salón un día tal como el seis de enero?

Aunque la navidad llegados a estas alturas ya va tocando a su fin, cuando se supone que de nuevo tendremos unos días para reposar el michelín acumulado durante las anteriores dos semanas, el período de vacaciones se ve bruscamente interrumpido sólo un día después del ágape de Reyes, como un indicio más de que las navidades son un invento nefasto que perjudica nuestra salubridad física, anímica y económica —de la mental mejor no hablar—. Es, en resumen, un baldón del que tardaremos meses en recuperarnos, pero que repetiremos masoquísticamente, con mecánica regularidad, y tan poco espíritu crítico y pragmático como nunca hemos tenido.

No, no me gustan las Navidades.

El lector más avispado se habrá dado cuenta del humor ácido que contiene esta sátira. Si hay alguien que se tome esto demasiado en serio, estaríamos ante una fehaciente demostración del efecto que la sociedad puede tener en una persona-clon que no hace más que seguir de forma borreguil lo que le rodea sin cuestionarlo. Que escriba sobre ciertos temas no quiere decir que sea mi opinión, aunque en esencia sí se cumple en este caso. Como comentario final, añadiré que mis navidades este año estuvieron bastante bien, pero las partes buenas transcurrieron fuera del «circuito comercial».

Para quienes hayan leído hasta aquí: enhorabuena. Me despido a lo Carlos Llamas: sed lo más felices que podáis. Y no dejéis de ser unos inconformistas que no paran de hacerse preguntas sin respuesta 😉

Viaje al extranjero: Barcelona

Este fin de semana, en compañía de dos buenos amigos, y de otra persona más que también acabó siéndolo, visitamos Barcelona. Uno de los principales motivos para visitar la ciudad condal fue el XIV Salón del Manga, aunque a mi cualquier otra excusa me habría servido para pasarme de nuevo por Barcelona después de 13 años.

Además del «aforementioned», tuvimos ocasión de pasearnos por algunos sitios de la ciudad que no había tenido ocasión de catar en mi anterior visita, a saber: la casa de La Pedrera, el Park Güell, el Tibidabo… además de tonterías que a no todos podrían resultar interesantes: tomarse un capuccino de Starbucks (un poco aguado para mi gusto, pero mejor de lo que me esperaba), entrar en el Hard Rock Cafe, volver a triscar por el metro, tomar ramen instantáneo en el salón del manga, los bocadillos enormes que nos hicimos con fiambre del Caprabo…

No saqué tantas fotos como querría, porque uno de los días se me olvidó coger la batería de la cámara del cargador, aunque hay alguna que se puede enseñar:


Noria del parque del Tibidabo

El sábado por la noche nos apuntamos un buen tanto: nos acercamos hasta el Teatro Victoria con la firme intención de ver Spamalot, un musical basado en la película Los caballeros de la mesa cuadrada de los Monty Python, adaptada al castellano nada menos que por Tricicle. Resultados: un dinero bien invertido, dos horas de risas continuadas, ser un poco más felices, haber visto por primera vez un musical, y comprobar cómo hasta los gags más absurdos de unos cómicos ingleses pueden ser llevados a un escenario 🙂

Como colofón nos fuimos de marcha después de salir del teatro, aunque no sabíamos muy bien a dónde ir. Preguntamos varias veces a gente por la calle, pero curiosamente no fuimos capaces de encontrar a ningún nativo que nos resolviese nuestras dudas existenciales. Aún así conseguimos llegar al Maremagnum, acompañados de dos simpatiquísimas chicas francesas que conocimos por el camino. A pesar de las trabas idiomáticas, pudimos defendernos en la lide recurriendo al uso del inglés (idioma útil donde los haya). Que uno aunque le guste lo francés, es bastante poco ducho en el uso del idioma…

A blast from the past: Bob Dylan

Repitiendo con parte de la compañía de la ocasión anterior, tuve ocasión por primera (y probablemente última) vez en mi vida de ver a monsieur Dylan en el concierto que tuvo lugar el pasado 27 de Junio en el Instituto Ferial de Vigo (IFEVI).

El personajillo, nacido Robert Allen Zimmerman (dato éste que puede ayudar a comprender el «Don’t believe in Zimmerman» de la mítica canción God de otro personaje chiripitifláutico como es John Lennon) entró con una digna puntualidad inglesa en escena, detrás de un telonero gualtrapas de nombre Hermosillo, que de tal cosa tenía poco, que se las daba de hombre orquesta a la española: simpatiquete, pero casposo y cutre.

¿Qué decir sobre alguien que es uno de los dinosaurios vivientes del mundo de la música? Pues para decirlo literalmente y sin ambajes: que fue un muermo. En un concierto en el que podría haber llevado al público en palmitas con simplemente dedicarse a reinterpretarse, recuperando clasicazos como «Like a rolling stone» (uno de los pocos que tuvo la decencia de tocar), en lugar de dar la brasa con canciones de los últimos tres álbumes. Que sí: que son unos álbumes fenomenales, con canciones que se pueden escuchar una y otra vez, que rozan la línea entre el country, el blues y el rock clásico que a mí tanto me gusta… pero para una vez que voy a ver a una vieja gloria, lo que uno quiere oír es clasicazos tópicos. Fue como ir a un concierto de los Piedras Rodantes que no acabase con el desgastadísimo (pero siempre ansiado como colofón) «Sympathy for the Devil».

Técnicamente fue un concierto de libro: «tito» Bob no demasiado malencarado (incluso tocaron un bis fuera de programa, cosa inédita) con su voz rasgada pero llena de personalidad, unos músicos de sesión que cumplieron con creces y lo arroparon de forma envidiable, una bien medida alternancia entre temas movidillos y lentorros, una acústica muy decente aún teniendo en cuenta el aspecto de hangar postmodernista del IFEVI… resumiendo: una ejecución impoluta con menos miga que un documental de Richard Attenborough sobre la cópula del pez gato del Amazonas.

Lo mejor: haber visto a una leyenda de la música en vivo. A ver cuando se baja de la parra y se dedica a darle al público lo que se merece: conciertos épicos salpimentados con temas inmortales. Cosa que si saben hacer los Stones a la perfección.