Acontecimientos ¿históricos?

Ricardo Galli nos recomienda la lectura de un artículo de Dijkstra (que tengo a medio leer, pero es como mínimo «apasionante»), y tras reíme un buen rato de algunos de los comentarios aparecidos en Guarrapunto me acordé de que, oiga usted, existe un grupo de chalados intenta un nuevo conato de huelga que, con un nada que se tuerzan las cosas, lo que conseguirá es dar (aún más) mala imagen del colectivo de informáticos. Yo me quedo con esta frase del artículo de Dijkstra:

La Ingeniería del Software, por supuesto, se presenta a sí misma como otra causa valiosa, pero es un colirio: si lee cuidadosamente su literatura y analiza lo que realmente hacen quienes se avocan a ella, descubrirá que la ingeniería de software ha adoptado como su estatuto «Cómo programar si usted no puede».

Y mientras unos se dedican un esfuerzo estéril a una causa perdida, yo me he dedicado los últimos días a convertir mis CDs al formato libre OGG Vorbis después de haber borrado los MP3 que tenía, con el resultado de que hoy el mundo es un poquitín más libre.

Advertisements

Sobre la huelga de «informáticos»

Había pensado escribir sobre los motivos que me han llevado a no secundar la huelga de informáticos del pasado miércoles 19 de Noviembre; pero Ricardo Galli ha hecho un resumen con el que estoy esencialmente de acuerdo, y cuya lectura recomiendo a los (pocos) lectores informáticos (o en ciernes de serlo) que se pasean por estos lares. Dicho esto, y asumiendo que el ávido lector ha leído al menos la sección «Colegios, regulaciones y huelga» del citado artículo, añado mis propias notas sobre este espinoso asunto:

  • La mayoría de países de la Unión Europea no tiene en estos momentos colegios profesionales, y en los pocos países en los que todavía perduran, están tendiendo a desaparecer. Por algo será.
  • Sólo un puñado de profesiones deberían tener competencias asignadas, de nuevo según las normativas de la Unión Europea. Todo lo demás son cosas de cada uno de los terruños (léase «países») que conforman europa.
  • Si nos empeñamos a llevar la contraria, un día de estos Mamá Europa nos pondrá una sanción que tendremos que pagar entre todos con nuestros impuestos. Vale que no va a ser mañana, pero ya nos ha pasado alguna vez por pasarnos de listillos. Recuerdo ciertos tejemanejes con las subvenciones para el cultivo del lino…
  • Parece que la gente que está enchufada en cargos importantes en los colegios de informáticos tienen miedo de perder sus cómodos puestos de postureo de los que probablemente estén obteniendo pingües beneficios a cambio de una módica cantidad de trabajo consistente en firmar papeleos elaborados por subalternos, asistir a «comidas» de trabajo, protocongresos y demás protochuminadas pijósticas. No me imagino a uno de estos bufones en un evento de gente que se las ingenia de verdad como el HAR2009.

Además, añadiría que me parece lamentable que muchos supuestos compañeros de profesión se hayan dejado llevar por la desinformación y el alarmismo, en lugar de buscar por sí mismos en las fuentes para ver realmente cómo funcionan las cosas (atención al ingenioso juego de palabras) y decidir por sí mismos con un mínimo de espíritu crítico. Claramente: esto es una prueba más de lo poco bien que nos forma la Universidad, ya que se supone que, entre otras cosas, aprendermos buscarnos la vida… aunque lo que no tengo ya tan claro es a quién echarle la culpa.

Ya para acabar, mis más sinceras enhorabuenas a la pandilla de irresponsables que han logrado que, con esta «huelga», el sector de la informática sigamos dando una imagen lamentable al resto de la sociedad.